Logo de taurologia.com    Acceder a la versión normal
Noticias de portadaHemeroteca taurina

La faena cumbre de Julio Robles en Bilbao

"Figura, garra, valor y arte". En estos términos resumió "Tabaco y Oro" la faena cumbre de Julio Robles la tarde de su presentación en Bilbao, allá por 1972, a las pocas semanas de haber tomado la alternativa en Barcelona. Fue con una corrida de Urquijo, muy cantada por la crítica. "Variada, lenta, templada, mandona la faena de Robles", certificó Díaz Cañabate en ABC, que más adelante añadió: "Y para colmo de bienes la estocada con la que muere el bravo toro fue tan soberbia como la faena". Por su parte, Eduardo de Guzmán en el semanario "El Ruedo" sentenció que Robles "se superó a sí mismo y superó a cuantos hasta ahora han intervenido en la Feria".

Antonio Díaz Cañabate: "Diego Puerta y la Zurriola"

"Diego Puerta y la Zurriola no es el título de una crónica, es la acción de gracias de un pobre critico que, al fin, puede echar al vuelo las campanas de su emoción y de su admiración". Con estas palabras concluía Antonio Díaz Cañabate su bellísima crónica --uno de los textos más magistrales del crítico de ABC-- de la corrida celebrada el 16 de agosto de 1963 en la plaza donostiarra de El Chofre, en la que el torero de San Bernardo alcanzó, junto a la tarde del toro del marqués de Domecq en abril de 1968 en Sevilla, una de las grandes cumbres de su carrera. Se trata de un texto de los se disfruta al leerlo.

Sebastián Miranda, Belmonte ….y el sastre

La inmensa personalidad de Juan Belmonte --al que Francisco Gómez Hidalgo llamaba "el misterioso"— dio lugar un sinnúmero de hechos relevantes pero también de anécdotas más que curiosas. Gracias a don Luis Bollain, notario mayor del belmontismo, conocimos lo ocurrido con Sebastián Miranda y su sastre, que vino a culminar en la plaza de toros de Burgos, cuando el escultor y el sastre se sentaron en barreras colindantes, en una trama organizada por el propio Pasmo trianero.

Gerardo Diego: la "humanización" puede cristalizar en una degeneración de los valores de la Fiesta

Son palabras dichas hace ya 50 años. Pero ben podrían haberse dicho hoy. Cuando se hizo esta importante observación en la sociedad española y en el toreo no había corrientes animalistas que protestaran a las puertas de cualquier plaza. Se las dijo a José López Martínez, quien las reprodujo en las páginas del semanario "El Ruedo". Son del gran poeta Gerardo Diego. "últimamente –dijo-- se ha llegado a una estimable humanización en todos los aspectos; humanización que puede llegar a ser peligrosa, por que puede cristalizar en una degeneración de los valores fundamentales de la Fiesta". En esto, como en tantas otras cosas, el gran poeta fue un verdadero adelantado.

Ortega ha dicho

El semanario barcelonés "La Fiesta Brava" tuvo una vida editorial de 11 años. Se ha considerado como uno de los mejores entre los editados en Barcelona. Su entonces director, Fernando Sayos --"Trincherilla", en la crónica taurina-- publicó en 1934 un articulo bastante crítico contra Domingo Ortega, por unas declaraciones en las que el torero de Borox se pronunciaba sobre un tema recurrente en la prensa: la exigencia creciente que la afición demuestra con los toreros que triunfan. Si la primera tarde triunfas --venía a decir Ortega-- a la siguiente la afición te pide un imposible.

Eduardo Pagés, poeta

"¿Te acuerdas de aquel Madrid,/ Cañabate de mi alma,/ aquel Madrid ya lejano/ de Mosquera y de Retana…?". Con estos versos comienza un romance escrito por don Eduardo Pagés, y dedicado al cronista y escritor Antonio Díaz-Cañabate. Se trata de una faceta poco conocida del hombre que modernizo la empresa taurina en España en los comienzo del siglo XX. Poeta y autor dramático, con varias obras todas ellas inéditas. En las páginas de "El Ruedo" escribió Cañabate: "el romance tiene gracia, soltura, agilidad, tres elementos no tan fáciles de combinar, máxime si es un hombre alejado del profesionalismo literario".

Los hermanos Manolo y Pepe Bienvenida, rumbo a América

Con el título de "Una interviú con los hijos de Bienvenida", el semanario catalán "La Fiesta Brava" publicó en el invierno de 1928 una crónica en la que Judex Calatayud da cuenta del viaje a tierras americanas del Papa Negro con sus hijos Manolo y Pepe. Ante la imposibilidad de actuar en España, cruzan el océano para forjarse como toreros. Inicialmente se dirigen desde Cádiz hacia Caracas, a bordo del buque "León XIII", en un camarote de "primera preferencia", según matiza el texto periodístico. Cuando los aficionados gaditanos conocieron su presencia "en la calle la gente se aglomera, frente a la ventana donde nos hallamos, siendo necesario que un guardia de la porra haga su presencia para que no se interrumpa la circulación".

La opinión taurina de Jacinto Benavente

"Es de los pocos toreros que aun hacen faenas adecuadas a las condiciones del toro, lo que no siempre sabe apreciar el público de ahora". Así escribió el Nobel de Literatura don Jacinto Benavente, en una carta autógrafa con ocasión del homenaje que los aficionados rindieron en Madrid a Pablo Lalanda, al concluir su primera temporada como matador de toros. Y es que Lalanda, primo del gran Marcial, fue un torero "en la órbita de ese toreo que es eficacia y dominio, arte y ciencia de la lidia. No es de los que van al toro a dar lances o pases porque el toro pasa. Sus faenas tienen eficacia porque tienen objeto. Es decir, sabe torear porque sabe por qué y para qué torea", según escribió Juan Ferraqut en un artículo que años después reprodujo el semanario El Ruedo.

El triunfo de Juan Silveti en su confirmación en Madrid

Tras tomar la alternativa en plaza México el 15 de enero de 1950, con un toro de La Laguna de nombre "Colegial", siendo Fermín Rivera su padrino y como testigo el portugués Manolo Dos Santos, en Madrid la confirmó al siguiente año, el 17 de junio del 51, de manos de Antonio Bienvenida y nuevamente como testigo el lusitano Dos Santos. El toro se llamó "Pavito" de la ganadería de Sánchez Cobaleda. En las páginas de El Ruedo, Barico certificó su triunfo.

"¡¡¡Voy contratado a AMERICA!!!"

Al escritor valenciano Manuel Soto Lluch debemos un relato interesantísimo acerca de cuál era la realidad de ese "hacer las Américas" de los toreros de hace un siglo. La descripción que realiza tiene un gran valor testimonial de unas situaciones poco conocidas, pero el que el autor atestigua en primera persona. Durante su lectura no puede menos de llevar a pensar en situaciones y circunstancias que hoy se viven en ese "hacer las Américas", que tanto ha cambiado desde sus épocas de gran esplendor.
Noticias de portada Secciones
ANALES DEL TOREO
La Tauromaquia de los grandes maestros
Retazos de Historia
Toreros de ayer
Toreros de hoy
CARTEL DE FERIAS
Cartel de ferias 2010
Cartel de ferias 2011
Cartel de ferias 2012
Cartel de ferias 2013
Cartel de ferias 2014
Cartel de ferias 2015
Cartel de ferias 2016
Cartel de ferias 2017
Cartel de ferias 2018
CULTURA Y SOCIEDAD
El rincón de los nuevos escritores
Ensayos
Las Artes
Literatura taurina
Semana Santa 2016
Semana Santa 2017
Semana Santa 2018
ENLACES
Enlaces
ENTREVISTAS Y REPORTAJES
Documentos
Entrevistas
Informes
La cocina del ruedo
Reportajes
LA TEMPORADA
Asi va la temporada 2019
Bilbao 2019
Bloc de notas
Madrid 2019
Media de remate
Noticias 2019
Sanfermines 2019
Sevilla 2019
Temporada 2010
Temporada 2011
Temporada 2012
Temporada 2013
Temporada 2014
Temporada 2015
Temporada 2016
Temporada 2017
Temporada 2018
Valencia 2019
OPINIÓN
El balcón de la Afición
Firma invitada
La opinión
Punto de vista
Tribuna abierta
© 2019  |  www.taurologia.com   | Powered by 
Política de cookies  |  Política de privacidad