Logo de taurologia.com    Acceder a la versión normal
Noticias de portadaPunto de vista

La absoluta falta de transparencia del negocio taurino

La dura polémica que ahora enfrenta a los empresarios Simón Casas y Juan Bautista, en el fondo conduce a un tema recurrente: la total falta de transparencia en la que se mueven os gestores taurinos. No se conoce el caso de una empresa de este sector que hay dado publicidad a sus cuentas oficiales; tan sólo algún comentario marginal con éste o con aquel dato. Sin embargo, mientras que el negocio taurino esté inmerso en esta opacidad, su credibilidad se mantendrá bajo mínimos.

El cruce de los caminos de la Tauromaquia y la Política

Con un horizonte netamente electoral hasta finales de mayo, que luego se ampliará en no pocas semanas con los procesos de constitución de las nuevas instituciones de las Administraciones Públicas, algunos han descubierto ahora que en el mundo del toro hay un nicho de votos que tienen muchísimo más que un simple valor simbólico. Todos acuden al menos a un gesto para aproximarse a esos votantes, a los que hasta ahora poco han tenido en cuenta en materia taurina. Sin embargo, ahora que el voto taurino cotiza al alza, hay que recordar que la historia enseña que la mezcla de Tauromaquia y Política casi nunca ha dado resultados beneficiosos.

El "bombo" no es el "bálsamo de Fierabrás" para todos los males

Mucho se ha hablado, y más que se hará, con la aplicación --muy mitigada--de la fórmula del bombo para sortear toros y toreros para el abono de San Isidro. A la fórmula por Simón Casas en la pasada feria de Otoño, hay que reconocerle su grado de originalidad. Y se ha demostrado eficaz para que se hable desde el invierno de un abono que va de mayo a junio. Pero pasar de ahí a considerar que puede ser el "bálsamo de Fierabrás" que cure todos los males que aquejan al mundo del toro media mucho camino. Lo que está en juego depende muchísimo más de la capacidad de recuperar lo que siempre han sido los valores permanentes del arte del toreo.

El sinsentido de Morante y la televisión

De caprichos y ocurrencias no se vive en el toreo, ni aunque se adornen con esa vaguedad que las más de las veces son las genialidades. Los toreros pueden ser, y de hecho lo son, genios en el manejo del capote y la muleta, en la creación del arte; en todo lo demás, son ciudadanos que deben regirse por las normas comunes. Si ayer era su cruzada por los desniveles de los ruedos, ahora Morante de la Puebla anda enzarzado en explicar cómo debe ser la crónica taurina y, naturalmente, cómo deben ejercer su oficio los cronistas y comentaristas de la televisión. Y si no le hacen caso, no se deja televisar. Se mire como se mire eso de tratar de imponer "lo taurinamente correcto" no tiene pase; no lo tuvo ni en las épocas más negras de la crómica taurina.

La credibilidad de los estamentos taurinos está bajo mínimos

Todo lo que se estuvo hablando durante la temporada acerca de la situación que atravesaba Alejandro Talavante, a raíz de romper con la muy poderosa y diversificada Casa Matilla, ha estallado al final con un pormenorizado comunicado del apoderado, al que se ha unido con verdadero entusiasmo Simón Casas, presidente de la patronal ANOET además de empresario de Madrid como socio minoritario, pero como gestor. Leídos ambos y repasado todo lo escrito, se llega a una conclusión clara: los estamentos taurinos carecen de ese mínimo de credibilidad necesario para que se les tome en serio. Pueden detentar el poder, pero casi nunca la razón.

Los políticos no deben meter sus manos en la Fiesta

Frente a los prohibicionistas, convencidos o por simples conveniencias, y a los tibios, que acaban siendo los más numerosos, nada mejor que plantearle a los políticos, de todos los colores, que saquen sus manos de la Fiesta. Si es algo tan nocivo como algunos predican sin fundamento alguno, no hay más que dejar pasar el tiempo para que desaparezca; si lo suyo es sencillamente no ayudar, aunque eso suponga infringir las leyes en vigor, con mayor motivo para que nos dejen en paz.

El silencio institucional sobre la Tauromaquia no se entiende

Vivimos tiempos nuevos para la política y para la Tauromaquia, en los que entre unos y otros no acabamos de contrarrestar todo ese ruido mediático que hace que destaquen más las sombras que las luces. Sin embargo, incluso en momentos de crisis como la actual, cuánto encierra la Tauromaquia como hecho cultural y patrimonio común, sigue vivo, mantiene sus valores creativos y sigue teniendo detrás un apreciable respaldo social. Por eso, salir del impasse actual resultaría muy conveniente que se reactivaran las instancias institucionales a las que corresponden salir en su defensa y apoyar su proyección de futuro. Se diría que en tres meses poco puede pedirse a un Gobierno; pero no es menos cierto que al menos podría haberse dicho una palabra de ánimo y de respeto.

La interpretación animalista y el cumplimiento de la Ley

No conviene ser de antemano pesimistas, hasta que se compruebe que la realidad es de tal naturaleza. Hay que dejar un margen de tiempo prudencial para comprobar cuales son la realdades que esperan a la Tauromaquia del nuevo Gobierno y, específicamente, el ministerio de Cultura. Pero los antecedentes no parecen favorables. Hay que respetar, como quienes integran la Tauromaquia siempre han hecho, que cada cual piense como entienda que le corresponde. Sin embargo, a quien ejerce el poder pensar diferente no el exonera del cumplimiento de la Ley. Y eso es lo que hoy toca requerir: que se cumplan en su integridad las leyes vigentes en materia taurina. Es lo que debiera esperarse del ministro Guirao.

Ministerio de Cultura: la cosa sigue pintando mal

Queda la esperanza que cuando llegue la hora de los nombramientos de los futuro altos cargos la cosa pueda enderezarse en alguna medida. Como está por ver bajo que epígrafe administrativo concreto se incorporan las competencias taurinas. Pero mientras todo eso ocurre, no puede extrañar que haya cundido la alarma en el mundo del toro. Primero por el nombramiento como nuevo titular de Cultura, Máxim Huerta, poco mas de una semana lo ha dejado en el cargo un fraude fiscal. Ahora llega otro animalista de vocación: José Guirao.

Ahora toca esperar al nuevo ministro que asuma las competencias taurinas

A efectos de que deparará el futuro inmediato a la Tauromaquia con el cambio de Presidente y de Gobierno, resulta demasiado prematuro. Sacar conclusiones de presunciones cuando se carece de datos seguros, resulta un ejercicio peligroso, que suele conducir al error, por más o por menos. Por eso hay que esperar a que Pedro Sánchez se asiente en la Moncloa, nombre al nuevo Gobierno y, dentro él, defina en que Departamento se ubican las competencias en materia taurina y cual es la personalidad de su primer responsable.
Noticias de portada Secciones
ANALES DEL TOREO
La Tauromaquia de los grandes maestros
Retazos de Historia
Toreros de ayer
Toreros de hoy
CARTEL DE FERIAS
Cartel de ferias 2010
Cartel de ferias 2011
Cartel de ferias 2012
Cartel de ferias 2013
Cartel de ferias 2014
Cartel de ferias 2015
Cartel de ferias 2016
Cartel de ferias 2017
Cartel de ferias 2018
CULTURA Y SOCIEDAD
El rincón de los nuevos escritores
Ensayos
Hemeroteca taurina
Las Artes
Literatura taurina
Semana Santa 2016
Semana Santa 2017
Semana Santa 2018
ENLACES
Enlaces
ENTREVISTAS Y REPORTAJES
Documentos
Entrevistas
Informes
La cocina del ruedo
Reportajes
LA TEMPORADA
Asi va la temporada 2019
Bilbao 2019
Bloc de notas
Madrid 2019
Media de remate
Noticias 2019
Sanfermines 2019
Sevilla 2019
Temporada 2010
Temporada 2011
Temporada 2012
Temporada 2013
Temporada 2014
Temporada 2015
Temporada 2016
Temporada 2017
Temporada 2018
Valencia 2019
OPINIÓN
El balcón de la Afición
Firma invitada
La opinión
Tribuna abierta
© 2019  |  www.taurologia.com   | Powered by 
Política de cookies  |  Política de privacidad