Logo de taurologia.com    Acceder a la versión normal
Ir a la noticia anteriorIr a la portadaIr a la siguiente noticia
Reportajes
No hay tanta diferencia como puede pensarse
Los dineros de hace un siglo: Joselito y Chicuelo

    


Ocurría hace un siglo. En un contrato por ocho corridas de toros y un festival, en 1919 en la plaza de Lima (Perú) le ofrecieron a Joselito un total de 280.000 pesetas; esa cantidad hoy habría representado, de forma aproximada, unos 600.000 euros. Y cuando en agosto de hace un siglo Manuel Jiménez "Chicuelo" se presentó de novillero en Madrid, contratado para dos tardes, la empresa le pagó un total de 6.000 pesetas, que traducidas a euros de 2019 puede estimarse que representan 13.000 euros de hoy.

Los dineros taurinos de otros tiempos tampoco eran tan de escándalo, cuando se mira con el valor que pudieran tener hoy en euros. Teniendo en cuenta como ha cambiado la vida en un siglo, y visto con los ojos de hoy, no eran ninguna barbaridad. Lo que ocurre es que entonces la vida era muy diferente, especialmente en lo que respecta a la Fiesta. Por eso los toreros que triunfaban podían retirarse ricos por dos e incluso tres generaciones de la familia, si se administraba bien. 

 

Pero para eso era fundamental sumar corridas; con los medios de transporte que había al comienzo del siglo XX, matar más de 90 corridas tenía un mérito enorme. Y, sobre todo, liquidarlas cada una a las 12 del mediodía de cada festejo; entones no había pagarés a uno o dos años, cuando no son de dudoso cobro.

 

Dos casos de hace un siglo

 

Primer ejemplo: Manuel Jiménez “Chicuelo” presentó en Madrid el 8 de agosto de 1919, con novillos de Antonio Flores, todavía con el hierro del duque de Braganza. Completaron el cartel García Reyes y José Martín.  A la semana siguiente toreó otra novillada en Madrid. En los dos festejos se acabó el papel. La empresa lo contrató para el debut y para otro paseíllo a los siete días, con unos honorarios de 3.000 pesetas por cada actuación en el foro.

 

Según escribió Enrique Minguet, “Pensamientos”, en “Desde la grada”, “Chicuelo, por lo que pudimos apreciar en esta su primera corrida, es de los lidiadores caros y de los que están en vísperas de ser uno de los ases de la baraja taurina”. Otros, en cambio, hasta que por los chiqueros no salió “Corchaíto”, no se cayeron del guindo con este torero.

 

Pero si extrapolamos aquellas cantidades de 1919, las 6.000 pesetas de entonces equivaldrían hoy a algo más de dos millones de pesetas, que reconvertidas a euros suponen en torno a 13.000 euros actuales.

 

Segundo ejemplo: De acuerdo con lo que publicó el semanario “El Toreo”, en su número del 28 de julio de 1919, José́ Gómez “Gallito” había sido contratado por la empresa de la plaza de toros de Lima para ocho corridas y un beneficio; se acordó que cobrara por cada corrida la cantidad de 35.000 pesetas, en total 280.000 pesetas por las ocho corridas.  Por cierto, con ocasión de este acontecimiento en la capital peruana, se editó un libro interesantísimo titulado “Joselito en Lima” que venía a ser una recopilación de los artículos y grabados publicados en Lima por los diarios y revistas, que resulta de lo más elogioso para el torero de Galves. 

Pues bien, por entonces en España, “Gallito” y Belmonte solían cobrar 8.000 pesetas por festejo y ya se consideraba que era mucho. Hasta la reaparición de Juan Belmonte, con la exclusiva que en 1925 le firmó Pagés, un torero no cobró por primera vez 25.000 pesetas por tarde. Lejos estaba aún el día en que “Camará” consiguió que a “Manolete” le pagaran 100.000 pesetas por tarde. Pero impensable resulta que llegaría un día en que la Empresa de Madrid le firmo una exclusiva a Antonio Ordoñez: 40 corridas a un millones de pesetas cada una.

 

Algunos datos comparativos 

 

Un dato, en aquel 1919 “Chicuelo” se anunció en un total de 57 novilladas, antes de su alternativa en Sevilla. Sobre esa base, si a Chicuelo le hubieran pagada cada tarde esas pesetas, toreó 57 tardes a 6.000 pesetas, la liquidación expresada en euros de hoy habría supuesto 740.000 euros. 

 

Y si aquellas pesetas de hace un siglo las extrapolamos a este 2019, Gallito habría cobrado en Lima aproximadamente 100 millones de pesetas, que traducidos a la moneda actual supondrían poco más de 600.000 euros; o lo que es lo mismo, 75.000 euros por tarde, una cifra que en la actualidad puede cobrar algunas figuras.

 

Por eso puede afirmarse que los toreros en 1919 cobraban más o menos que los toreros de hoy, salvo casos excepcionales. Si entonces podían hacer una fortuna era, especialmente, por lo mucho que toreaban, como Joselito hizo con los 91 festejo en los que se anunció hace un siglo. Y, proporcionalmente, los costes de un espectáculo estaban muy por debajo de lo que hoy ocurre y las entradas eran también más baratas. 

 

Para contextualizar estas cifras, unos cuantos ejemplos. Y así, como marco general, en los Presupuestos Generales del Estado de 1919 se contemplaba una partida total de gastos de 3.000 millones de pesetas. 

 

En el mundo del toro, fue la época en la que el Conde de la Corte pagó “un altísimo precio” --según Joaquín López del Ramo--. para comprar la ganadería de la marquesa de Tamarón; pues bien, la cuestión que creó mayores dificultades en esta negociación radicaba en que entre lo que pedía la ganadera y lo que ofrecía el comprador, por cada vaca había una diferencia de 25 céntimo, era lo suficiente para que las conversaciones estuvieran a punto de descarrilar.

 

De los toreros anteriores a la Edad de Oro, Rafael Guerra “Guerrita” cobraba 6.000 pesetas por corrida y en sus 14 años como matador de toros Ricardo Torres “Bombita” reunió una fortuna de 3,5 millones de pesetas. Y para hacerse una idea de como cambia los números de la vida, lo que “Guerrita” ganó en doce años de matador de toros, a razón de setenta corridas por temporada, lo ganó “Manolete” en una sola temporada de ochenta y dos corridas, según datos de Luis Alonso Hernández. 

 

Nota metodológica: Para la actualización de pesetas de 1919 a euros de 2019, primero se actualizan las cantidades de 1919 a 2012 utilizando el Índice de Precios al Consumo estimado por el profesor Jordi Maluquer de Motes ("La inflación en España: un índice de precios de consumo, 1830-2012", 2013, Estudios de Historia Económica No. 64, Banco de España), y desde 2012 a 2019 utilizando el IPC publicado por el Instituto Nacional de Estadística. 

Noticias de portadaArtículos relacionados
Los contratos de los toreros a lo largo de la Historia
Los dineros de los toreros antiguos.
Noticias de portadaOtros artículos de Reportajes
El modelo francés: ¿imposible para España?
Antonio Catalán, una figura emergente en el mundo del toro
La ausencia de Roca Rey desarbola la temporada en su yema
Aplicación de la inteligencia artificial para la crianza del toro bravo
La importancia de la labor investigadora sobre la Tauromaquia en México
© 2019  |  www.taurologia.com   | Powered by 
Política de cookies  |  Política de privacidad
Ir a la noticia anteriorIr a la portadaIr a la siguiente noticia